viernes, 3 de octubre de 2008

De los cajeros automáticos

Anoche estaba sacando dinero en uno de estos trastos. Era un modelo inusualmente moderno. Con ruiditos y una pantalla tamaño mediamarktsipasamosdecuartos (tendrán que hacer la promoción en el mundial). El caso, es que hice todo lo habitual, marqué el numerito secretito, elegí el importe etc. Y la maldita máquina me dio el recibo y empezó a hacer el ruido que hacen previo a darte los billetes. Pero se quedó en eso. Pasó un rato sonando y finalmente, ante mi estupefacción, volvió a aparecer el mensaje de introduzca tarjeta. Mi primer instinto fue destrozar el aparato del demonio. Al no tener superpoderes ni objetos contundentes a mano tuve que contradecir a mi naturaleza. Luego pensé, es un nuevo cajero orientado a la crisis. Te lo resta de tu cuenta pero no te da el dinero. Ante la escasez estafa con sensatez.

Mi novia, de niña, imaginaba que detrás de los cajeros había un señor que metía en la máquina los billetes que tu especificabas. Si fuera verdad, probablemente anoche se estaría echando una cabezadita.

8 comentarios:

Magapola dijo...

A mí me pasa eso y llamo a la policía para que se lo lleven detenido, ¡Código Penal para las máquinas ya!

Mauricio Maciel dijo...

¿Es mentira lo del enano escondido dentro de la máquina?

p.u.n.k.girl dijo...

Pues es verdad, porque un día estaba yo esperando a que el cajero terminara de actualizarse, me puse nerviosa y empecé a darle a los botoncitos y a decir "venga, venga..." y de repente el cajero me habló, en tono muy desagradable por cierto: "Un momeeeeeeento!!!" Retrocedí de un brinco, y cuando me repuse me acerqué sigilosamente y pregunté tímidamente por la rendija de la tarjeta: "¿le queda mucho?" Pero ya no me habló más, a cambio se escuchó un gran golpe detrás del cajero y volvió a funcionar. Mi relación con los cajeros nunca ha vuelto a ser igual, ahora los trato con mucho más respeto :D

Elena dijo...

Yo el otro día ante la horrible circunstancia de ir al Día y darme cuenta de que no dejaban pagar con tarjeta, m decidí a buscar un cajero del BBVA. Como suele suceder no lo encontré, en su casa dije "bueno pues m voy a uno de la Caixa" y después de meter 3234534534 veces el número secreto y darle 3948049539 a sacar dinero, xq debe ser que mis dedos son amorfos y sin querer daban a recargar móvil; y ya llevando 15 minutos al final del todo te dice que te cobran 3 euros como si se creyeran q después de estar 8mil años esperando vas a darle a cancelar. No son listos ni nada....


PD: yo tengo una hormiga en clase :)

Despotrico dijo...

yo en el corazón. n_n

Chasky dijo...

Creo que hasta que no coges las pelas no te las restan de tu cuenta. ¿Al final te las restaron o no?

Despotrico dijo...

Tengo que reconocer que fui al banco y al final no me lo habían quitado. Pero me llevé un sofocón... :)

Birdelo dijo...

Hola, hace tiempo que te tengo entre mis blogs amigos, y ni me visitan, ni estoy entre los tuyos.-

Parece que no quieres, bueno, me avisas en el blog principal!!!.-

Saludos!!!.-