miércoles, 9 de diciembre de 2009

De la cruzada antipiratería



Los políticos y gobiernos del mundo están muy preocupados con el tema de la piratería. El Alakrana, El Ariadna...etc. han sacudido sus conciencias. Y alguien les habló hace poco de piratería informática y como siempre se han vuelto a hacer el lío.

Y Zapatero, Sinde y Teddy han inventado la ley de economía insostenible para, de soslayo, tratar de controlar lo que ellos llaman erróneamente "piratería". Porque de toda la vida el pirata NO era el que copiaba la cassette de Spectrum. Era el que las copiaba y las vendía. Pues ellos pretenden cambiar la definición. Y que por compartir la cultura audiovisual sin ánimo de lucro te sientas culpable. Y un delincuente. Y pretenden hasta seguir el método francés e inglés de te aviso y luego te desconecto. Es como si hubiera lingotes de oro por la calle y cogieras uno y te detuvieran. Tu preguntarías que por qué. Si no era de nadie y estaba tirado. Y te dijeran: pero es que tu sabías que no era tuyo.

Y la constitución, que en estos días los politicuchos tanto celebran, reza:

Artículo 44.
1. Los poderes públicos promoverán y tutelarán el acceso a la cultura, a la que todos tienen derecho.

¿Y qué es la música, qué es el cine, que son los libros digitales sino cultura?. Y el que todos los españolitos, de cualquier poder adquisitivo, puedan acceder a la cultura que antes estaba reservada a unos pocos. ¿No es sino tutelar ese derecho universal de acceso a la cultura?.

Que quieren gravar a las empresas que sacan beneficio de ese "pirateo" (rapidshares, megavideos...). Pues me parece estupendo. Y así indemnizar a los autores. Pues genial. Pero no se puede penalizar al internauta por coger cultura al alcance de su mano. Y menos si es para cultivarse y/o realizarse.

Además todas estas gaitas están promovidas por las discográficas y estudios cinematográficos. Que después de habernos estafado toda la vida con los precios de vinilos, cassettes, cdeses, cintas de vídeo, dvdses y precios de los cines, ven que se les acaba el pastelito. O es que no os acordáis del trauma económico que suponía pedirle a tu padre/madre que te comprara una cinta, cd... Que tenía un coste de producción de céntimos y te lo cobraban a 20€. Así empezó el copieteo de cintas y luego el de cds. Por el alto precio que tenían. Les aseguro que casi todos prefieren comprarse un cd por 4 o 5€ que bajárselo. El problema es que antes estaban a 20, 30 o 40€. Y los DVDs que os voy a contar.. nos deben todavía mucho dinero estos listillos. Y se lo vamos a cobrar en descargas.

martes, 8 de diciembre de 2009

De mi barrio



Y es que mi barrio no se rinde. Tenemos una irreductible asociación anti-parquímetros que pese a sufrir el acoso de Ruiz Gallardón. Bueno, de sus sicarios ponemultas. Siguen oponiéndose a las artimañas recaudatorias de nuestro austero alcalde. Digo acoso y digo bien. Porque el presidente de la asociación es dueño de un garaje al que los buitres de chaleco reflectante rondan todo el día. Y a pesar de ser una zona llena de garajes y talleres de reparación sólo multan a los coches que ellos tienen que reparar. Ya acumula cientos y cientos de multas y recursos. Y es que así es nuestro alcalde. Todo sonrisas, pero al que se mueve en la foto le corta la cabeza. Pues ellos, lejos de perder el humor. Y con los Tribunales Superiores de su lado. Le dedican esta graciosa poesía que han ido pegando por las paradas de autobús. Anunciando su lotería de Navidad. ¡Vive la Resistence!.

Os la transcribo:

"Desde el Barrio 85
al alcalde Gallardón
le decimos con ahinco
con ahinco y sin rencor
que acate la sentencia
con humildad y obediencia
del Tribunal Superior
y se lleve los parquímetros
a la Plaza de Cibeles
y los ate con cordeles
en el rabo de un león
y al firmar Él sus decretos
asomado a su balcón
los verá todos discretos
bañaditos y al buen sol.

En este barrio de Madrid
no tragamos tragaperras
seguiremos nuestras guerras
hasta que los quites de aquí."


lunes, 7 de diciembre de 2009

De las despedidas



No es que cierre el blog. Cejacas, no caerá esa breva. Es que a partir de ahora trataré los aspectos musicales en otro foro. Un blog dedicado exclusivamente a la música y en el que me he rodeado de unos coautores de lujo. Desde la presente colgaré en Despotrico, como mucho, lo mejor del año. Y si acaso os pondré un reproductor de música que funcione. LastFm ya está de capa caída. Ahora va a pegar fuerte Grooveshark. Lo dicho, a partir de ahora las entradas de música las podréis encontrar en Tocar más rápido! Tocar más fuerte!.

sábado, 5 de diciembre de 2009

De la publicidad de Spotify

A pesar de ser un entusiasta fan del Spotify no me queda más remedio que tratar este asunto. Y es que la publicidad de spotify es... ¿qué es lo que va después de muy mala?. Todo empezó con el locutor motivao, el de: "...o cruzando el atlántico...". Que engola la voz cual tuno. Al principio locutaba todas las cuñas él solito con ayuda de algunos becarios (me suena que algun@ era andaluz). Pero es que además de hablar como un flipao perpetra incongruencias como decir "spotify premium" con perfecto acento británico para a continuación decir "el último álbum de Gren Dey" (Green Day).

Y cuando pensábamos que no podríamos aguantar mucho más llegaron los anuncios "graciosos". Recuerdo con horror el del cinemad del pequeño saltamontes. En el que el pequeño saltamontes (sangre-horchata) es más soso que una sopa de sobre y el maestro no le va a la zaga en cuanto a dotes interpretativas. Pero éste sobreactua al nivel de Física y Química. Y ese otro del ron tintilintilín. Aunque si pensábamos que eso era el colmo nos desengañamos cuando pusieron a Maldini, el pesao de la videoteca de las jóvenes promesas.

Entonces, como caído del cielo, y ya sin disimular un ápice sus intenciones, apareció la cuña de "soy un anuncio" "si quieres puedes matarme" "contrata ya Spotify premium".

Señores/ñoras de Spotify, me parece muy bien que pongan los anuncios molestos aposta. Pero 120€ por suscribirte un año entero me parece una ascensión a la parra. Por un precio entre 50 y 80€/año hasta me lo pensaba. Que el Megavideo está a la mitad de precio que el suyo por un año. Y por 300 te hacen cuenta vitalicia. En fin, un premio al que programe un algo que en los anuncios de Spotify ponga el volumen a cero.