martes, 16 de agosto de 2011

De los smartphones


Un smartphone. Según he podido deducir. Es un teléfono móvil con acceso a internet y aplicaciones y gaitas varias del tipo GPS incluído, acelerómetro y otras mierdas en vinagre. Smart en inglés significa listillo. Y, efectivamente nadie duda que tales aparatos son muy capaces y útiles. Pero de lo que no es consciente la gente es de que adquirir unos de estos demoniacos aparatos supone tomar un camino seguro hacia la imbecilidad.

Y no digo esto así a la ligera. Porque yo tengo uno. Y he observado y he vivido cómo éste aparato no ha hecho sino complicarme progresivamente la existencia. Vale, antes me perdía en cualquier sitio y como no conociera el barrio tenía que mirar el Guguel Masps o pedirle el GPS a mi padre. Ahora, el jodido tamagochi* trae brújula, Navegador GPS, sherpa y masajista. Como se te ocurra decir que llegas tarde porque te has perdido es posible que oigas:"¿Pero tú no tienes un JARLphone?". Si no lo has usado para ubicarte es porque eres tonto o porque no sabes usarlo porque eres tonto o por las dos cosas. En cuyo caso eres doblemente tonto o Ton Ton.

Y es que es comprarse uno un smartphone y volverse loco. Que si mira qué aplicaciones tiene. Que que útil es. Me voy a bajar esta, y esta otra. Y así lentamente comienza uno a prestarle atención al móvil. Un engendro sospechoso de ser radiactivo y o cancerígeno hasta hace cuatro días. Una cosa que era un trasto más con las llaves, la cartera, los kleenex, etc. Y que ahora no sales de casa sin él, que digo, no vas al baño sin él.

Por no hablar del hecho de tener el correo electrónico del trabajo accesible en todo momento. Es o no tontería el estar voluntariamente de guardia como los médicos con el busca (me refiero al hecho no a los médicos).

¿Y el daño que pueden hacer a una relación de pareja?. Imagina que un día tu novio/a se da cuenta de que su nuevo teléfono mola más que tú. Tonterías, pensaréis. Pero de entrada si el móvil tiene acceso a wikipedia ya sabe más cosas que tú. Si tiene mp3 o alguna aplicación probablemente cante mejor que tú. Y de la vibración mejor no hablamos. Y si no piensa que su teléfono mola más que tú lo que sí que es un hecho es que le mira más rato a él que a ti. No me extrañaría que en breve entrase en las estadísticas de Motivos de Divorcio como el IKEA, qué peli ver en el cine, o las preparaciones de boda (valga la paradoja).

El martphone también te puede enemistar con los amigos. No es lo mismo un smartphone que un Galasi o que un Aifon o que una Zarzamora (Blasberri). Cada casta tiene sus adeptos y ojo con ofender o menospreciar.

Y en la vía pública los portadores de smartphones son como los zombies de Walking Dead. Más te vale esquivarles tu a ellos... porque lo que es ellos a ti... va a ser que no. Van como andando por un universo paralelo al margen de la realidad. Ya me ha pasado varias veces de ir por el carril bici y al pasar cerca de ellos se sobresaltan e incluso algunos gritan. Es o no de tonto asustarse por una bici. Todavía por la oscuridad, las arañas, la claustrofobia...

Y este aislamiento de la realidad es menos peligroso pero igualmente patente intramuros. Yo he vivido cenas de amigos/compañeros de trabajo en que casi todos estaban hablando/chateando por el teléfono y rajando de la gente que estaba en la propia mesa. Absurdos aparte, el smartphone hace hasta que nos olvidemos de una regla tan básica, inmutable y tan de ley natural como es "que hay que hablar mal de quien no está".

Fíjate si nos habremos vuelto tontos con los smartphones que antes lo principal era que el móvil ocupase poco espacio para no estorbar en el bolsillo, bolso, etc. Ahora cuanto más grande sea la pantalla mejor podremos enseñar los vídeos de YouTus a los amigos.

Es por ello que sería mejor que a los smartphones empezásemos a llamarles SILLYPHONES**, que además se parece a Xilofón. Una estupenda palabra.


*{así llama a los móviles mi madre porque dice que hay que darles de comer (cargarlos), llevarlos siempre encima, acostarlos por la noche (apagarlo), etc...}

**(esta no es mía; mil gracias Jose!)

sábado, 21 de mayo de 2011

De los que no apoyan el 15M



Vengo de la Puerta del Sol, del kilómetro cero. Y quiero que sepáis que nada de lo que os han dicho en los medios es cierto. Yo no sé cómo habrá sido el resto de la semana o en el resto del país, pero hoy he podido contemplar cientos de miles de personas hastiadas pero dispuestas a levantar su voz. Y sin personalizar su ira contra ninguna postura u otra. Como mucho cantaban "PSOE y PP la misma mierda es". Afirmación que resulta, de certera, casi refranesca.

Lo que os decía, sólo se ven pancartas pidiendo la reforma de la ley electoral, la ley de partidos. En fin, que lo que quiere la gente es que estos hijos de puta se pongan a trabajar y se dejen de Bildus y pollas en vinagre.

Y había gente de todas las edades, señores mayores, familias, niños a los hombros de sus padres, casados, solteros, feos, guapos, pijos, modernos... todos los estamentos estaban representados en la plaza. Había hasta unas graditas para que los memos de los periodistas (esa es la impresión que daban de lejos) hiciesen fotos y grabasen vídeos de la plebe entonando cánticos como los que a continuación os detallo:

"No nos representan"
"Esto no es democracia"
"Banquero el que no bote"
"Queremos salir, en telemadrid"
"Un banquero, se balanceaba sobre la burbuja inmobiliaria, como veía que no se caía, fue a llamar a otro banquero..."
"No les votes" (a ninguno)
"Queremos cambiar... la ley electoral"

En fin, creo que las consignas están claras y manifiestas. Y no se ve izquierda radical por ningún lado ni nada de eso que se dice en la tele y en los periódicos. Ni se ha hecho en Sol porque sea donde está Esperanza Aguirre. Se ha hecho en Sol porque las revoluciones y levantamientos los tenemos que iniciar siempre en Madrid (salvando a Don Pelayo y algún otro caso aislado/fracasado). Y qué mejor lugar que donde hemos quedado toda la vida. En el kilómetro cero. Donde las campanadas.

Aunque se está quedando pequeño... propongo ampliar el "Yes we camp!" a Plaza de España, Colón y todos los puntos neurálgicos de la ciudad. A lo mejor si no pueden circular en sus cochecitos se dan cuenta de que la mayoría de la gente que duerme en Sol no tiene nada que perder. Y ustedes, progres de bolsillos repletos y carcas de teles minoritarias lo que no quieren es compartir el pastelito. Y que estos pobres estén de becarios todas sus vidas. O cobrando mil euros de los de Nescafé (para toda la vida).

Ya era hora de dar un puñetazo en la mesa y decirles a estos sinvergüenzas que rigen nuestros destinos que el chiringuito este que se han montado o lo desmontan o se lo desmontamos. Y que cambien la puñetera ley electoral que hace que no puedas votar a uno de un partido, otro de otro, aquel del ayuntamiento que sabes que es honrado... Y no votar a las sectas estas en el orden según los elige el ZP o el MR o el HP. O que un partido de pueblo saque más escaños en el congreso que otro que le han votado un millón de personas más. Porque la circunscripción es provincial. Porque así lo decidieron los lumbreras de los prostituyentes.

Y que la junta electoral prohiba y diga nada después del silencio puteril que guardaron aquel sábado tras el 11M. Es igualmente indecoroso. Y los políticos... estupefactos y calladitos claro.

Lo dicho, que todo aquel que a estas alturas esté en contra del 15M o es un majadero o todavía no ha estado en la Puerta del Sol.

jueves, 5 de mayo de 2011

De los que critican a Spotify



Leo sorprendido que se cuece la polémica en internet porque Spotify ha insertado entre sus cuñas una de la Jornada Mundial de la Juventud. Que para los que no lo sepan es un evento que organiza la iglesia católica para reunir en un lugar a jóvenes de todo el mundo. El caso es que algunos usuarios indignados mandaron mails de queja preguntando el por qué (como Mourinho) de tal osadía. Los de Spotify les contestaron que apoyan a muchas organizaciones humanitarias y que la iglesia se puso en contacto con ellos y que le cedieron el espacio como a cualquier otra. Estos usuarios, no satisfechos con tal irracional respuesta decidieron dar de baja su cuenta premium por y para siempre. Lo curioso es que los usuarios premium no oímos anuncios. Se lo aseguro. Que el menda ya no aguanta a Melendis ni a Maldinis. ¿Se lo habrá dicho un amigo?. En fin. Yo creo que con 5 millones de parados hay cosas y gente que criticar antes. ¿No?. Porque el PSOE, el PP, Johnny Walker e instituciones mucho más dañinas que la iglesia programan también cuñas en Spotify y nadie dice nada. Y la iglesia católica que además de rezar mantiene comedores para sin techo, escuelas gratuitas en países en vía de desarrollo, etc, creo que está más atrás en la lista de criticables. La iglesia no son sólo curas que tocan niños e inquisiciones.

Me parece perfecto que en tiempos de tibieza como los que vivimos Spotify sea tan valiente y se posicione. Aunque no esté de acuerdo con su postura admiro sus agallas. En estas épocas de: no no pongas eso no sea que se vayan a ofender el gremio de panaderos, o los fresadores... es de agradecer un soplo de coraje empresarial.

He de dar también las gracias a Spotify por lo de las 10 horas al mes y las 5 repeticiones. Tenemos un compañero que vive en el día de la marmota musical y eso de no tener que aguantar doscientas veces la misma canción le está dando un cierto sentido a la vida. Lo dicho, señores de Spotify, sigan así. Mi admiración por ustedes ira en aumento si así sucede. No así la de la mayoría, me temo.

viernes, 22 de abril de 2011

De las campañas electorales serias



El candidato Gómez nos ha sorprendido en estos días con una "ingeniosa" campaña de marketing viral. Ha puesto varios "carteles" de cine en su sede de Gran Vía. En uno de ellos (Invictus) se le presenta de perfil para que quede claro que Tomás ya no es un hippy, que se ha quitado las patillas. Además va acompañado de un fotomontaje en que se le presenta a caballo y mirando al infinito, como con ganas de conquistar algo. Sacamos varias conclusiones claras a la vista de este primer cartel:

1. Que no ha visto Invictus. Si no qué pinta el caballo y dónde está Mandela.

2. Que en un momento de confusión puede que haya pensado que el no haberse presentado y el estar invictus tiene algún tipo de relación y/o mérito.

3. Que es probable que haya entrado en las juventudes socialistas madrileñas un becario con nociones de photoshop o que la reina les esté haciendo de freelancer.

4. Que no descartan ninguna promesa/pacto o medida por inadecuada o irracional que pudiera parecer. Así se deduce del lema "A su lado todo es posible".


No contento con este primer engendro ha decidio seguir con la coñita y nos ha dejado esta otra genialidad. Una metáfora elaborada en que Tomás se despide de Espe aludiendo al título nobiliario del marido de ésta (Conde y nada que ver con Mario). Lo que no está muy claro es quién la despide. ¿La silueta en negro es Tomás con pamela?. ¿Qué lleva en la mano?. ¿Un puño americano?. ¿Es una antorcha?. ¿Es un guiño al olimpismo de Gallardón?. ¿Por qué resulta tan nazi su postura?. ¿Y por qué no parece un pañuelo como debiera?. ¿Es acaso la estatua de la libertad?. Nos dejas con multitud de dudas Tomás. Es por ello que te propongo cual ha de ser el próximo cartel. A la vista del que presentó Zapatero en las anteriores primarias (y que sigue a continuación) te propongo a posteriori un cartel mucho más actual y más adecuado a la idiotincracia de tu partido.



miércoles, 20 de abril de 2011

De la gente que no deja en paz a los mendigos



Hay gente como Manolo Lama o Ruiz Gallardón a los que la vista de mendigos incomoda. Ahí, tirados, sin nada que hacer. ¿Es que no tienen otro sitio mejor donde estar sin molestar?. Pues obviamente no. Si no no estarían en la calle. O se creen que lo de ser mendigo es vocacional o es que son gilipollas perdidos. El caso es que uno los acosa en la tele y el otro hace leyes que nos retrotraen a las de vagos y maleantes y otras gaitas del pasado. No se engañen. Gallardón no es un progre. Si no indaguen en su curriculum, en el de su padre y en el de su padrino político (Manuel Fraga). Y claro pues al final se le sale el integrismo por donde más fácil es. Por los débiles. No hay sindicato ni colegio oficial de mendigos. Ni tienen un prescriptor como la Academia De la Iglesia o los controladores florero aéreos.

Primero los arrinconó con leyes que multaban el buscar en la basura. No sé si se llegó a multar a algún gato de extrarradio. Y ahora quiere que se vayan todos los indigentes al albergue para que no los vean los turistas. Es que no son nada fashion. Imagínense en la nueva Serrano un mendigo. Es que... no encaja.

Y los albergues están absolutamente saturados. Los gubernamentales. Además hay ONGs que se dedican a cubrir esas vergonzosas carencias. Y lo lógico sería que el Alcalde les subiera las subvenciones para que esos mendigos salgan de la calle. O para que encuentren un sitio más digno que una cama de litera compartida con otros cincuenta en la misma habitación. O que no tengan taquillas ni espacio propio o de intimidad. Pues el alcalde les ha reducido la subvención a las ONG de ayuda al necesitado. Todo un detalle. Les saco de la calle por ley y les meto en albergues saturados y ongs infrafinanciadas. Todo un genio nuestro consitorial supremo. Hace todo como el carril bici de Serrano. Para la galería.

Para todos aquellos que opinen como estos sujetos les recomiendo como tratamiento el visionado de "En busca de la felicidad".

viernes, 31 de diciembre de 2010

Del 2010



Como cada año os traigo las canciones con las que más me he deleitado. 100 pistas, 6 horas. No os podéis quejar. En portada los dos acontecimientos más importantes del año en mi subjetivo mundo. Mi sobrina y el mundial.

Os dejo un link para que os lo podáis bajar en mp3:

- descarga

y otro por si queréis escucharlo en Spotify:

- lista Spotify

miércoles, 22 de diciembre de 2010

De Ryanair



Abordamos hoy esta simpática compañía. Que curiosamente comparte colores corporativos con IKEA, otra de mis empresas favoritas. Como os decía... Ryanair, la compañía de las tarifas bajas (low fares). Si sí (nada que ver con la emperatriz) los vuelos son baratos. Pero ay, hijos míos, ya lo dicen las abuelas: "lo barato sale caro". Veamos los porqueses de tal afirmación.

El vuelo es barato pero ojo, si facturas, 35€. Además sólo puedes llevar un bulto. Ni mochila, ni bolso, ni zurrón extra. Y con riñonera y broches grandes te miran mal. Entonces sólo puedes llevar una maleta. Bueno, no sé si con las medidas máximas que marca Ryan Air podemos considerar dicho receptáculo como maleta. Porque con 22cm x Y x Z lo más que se le puede llamar es portafolios. Además cuídate de no sobrepasar las medidas sagradas. Porque puede darse que estés esperando la cola para embarcar y aparezca un/una señorit@ Rottenmeir y te haga meter la maleta en una suerte de jaula portatil (que tiene un hueco de 22cmx...). Y si tienes suerte y llevas bolsa (no rígida) puedes intentar el método del pateo. No lo recomiendo en ningún caso, porque luego no lo saca de la dichosa jaulita ni el rey Arturo. Pero en el caso de las rígidas, o la haces añicos intentando que entre, o clin clin, paga por la maleta (creo que son unos 35€). El vuelo va dejando de ser tan barato.

Por fin entras al avión. Y es como en los cines baratos. Si entras el último te sientas el último. El método perfecto para favorecer a los cagaprisas (esos que están media hora antes "en sus puestos" en el mostrador de su puerta de embarque, los mismos que cuando aterriza el avión a pesar de las advertencias se ponen de pie casi al oir el chirrido de las ruedas y bajan sus maletas, y luego esperan, también de pie, diez minutos a que se abran las puertas y salgan los que les preceden en el pasillo). También ayuda mucho a los listillos (en realidad tontillos), esos que se cuelan y piensan que nadie se da cuenta.

Como decía antes de irme por las ramas, entras en el avión, y lo primero que te llama la atención es la decoración infame; amarillo, azul, incluso un degradado de amarillo a blanco. No tengo ni idea de cromoterapia pero a mi me da que esos colores no relajan mucho ni juntos ni por separado. Además ves publicidad por todos lados, como en el metro, en las portezuelas de los portaequipajes, en los cabeceros de los asientos...

Al sentarte te apercibes de que el hueco o asiento es inusualmente estrecho. Tanto que con un metro ochenta y cinco centímetros (aprox) tienes que sentarte de medio lado. Como las señoritas a caballo en las pelis antiguas. Además no puedes echar el asiento para atrás. Aunque casi es preferible, si no habría más cercenaciones de piernas que en una peli de zombies.

Consigues "acomodarte". Te dan la bienvenida en varios idiomas. No entiendes nada en ninguno. Te preguntas si alguno era inglés. No sabes si no lo has entendido porque tienes los idiomas abandonados o porque el volumen estrepitoso de los altavoces está afectando al área cognitiva de tu cerebro que maneja los lenguajes. Cuando por fin oyes a los azafatos sin la megafonía de por medio te das cuenta de que en las pruebas de idiomas de los azafatos el nivel es cuanto menos "relajao". El de los test de personalidad también. Un señor que se sentaba cerca de mi le preguntó a una azafata si tenían almohadas, y la azafata poco menos que se mofó en su cara mientras le decía que no, que no tenían. Cuando me quedé dormido antes de despegar otro azafato me despertó con sutiles golpecitos en el hombro para decirme "oye, tienes que apagar los auriculares". A lo que le contesté "¿Y el reproductor?".

Vas a dejar tu revista/libro/reproductor de música etc en el cesto de las revistas y... oh, sorpresa, no hay. Intentas concentrarte en la revista. No puedes porque la megafonía estruendosa anuncia además de los clásicos tabacos, relojes y colonias; jabones, productos cosméticos, bolígrafos, juegos para niños, la oferta del mes, pizza, chile, baguettes, pizzas, cigarros eléctricos...todo lo que vuestra mente pueda imaginar. Y encima en tres "idiomas".

Te pones los cascos para aislarte de la megafonía. Al volumen máximo oyes las ofertas de ropa de temporada y de fondo una suave musiquilla. Imposible. Y así, de mala leche, hasta el final del trayecto.

Para colmo de males, al aterrizar a salvo suena un sonidito así como entre jubiloso y circense que no te deja lugar a dudas de qué compañía no vas a volver a elegir. Hay cosas que no se pagan con dinero.

martes, 29 de junio de 2010

De los trabajadores del metro de Madrid



Que conste que yo voy a trabajar en cercanías, y que no he tenido ningún problema para venir a la oficina. Pero esto es indignante. Porque estos listillos se creen con derecho a perjudicar a 2 millones de madrileños. Porque no han respetado los servicios mínimos. Porque piensan que por poder paralizar la ciudad tienen más derecho que otros funcionarios que también se van a ver afectados por la misma medida. Porque por esa regla de tres los médicos también podrían hacer lo mismo. Y dejar morir a los enfermos. O los policías. Y sería fiesta nacional en Rumanía.

Los trabajadores de metro demuestran además un gran sentido de la solidaridad. Cuando casi 5 millones de españoles se encuentran sin trabajo y cuarto de millón de familias no tienen ningún tipo de ingreso. Ellos, con trabajo fijo e inamovible, paralizan la ciudad porque les van a bajar un porcentaje ridículo de su sueldo. Mientras otros trabajan 10, 12 horas, 14… y ganan menos de 1.000€. O tienen que buscar dos trabajos para poder pagar la hipoteca. O tienen que estar 15 horas al día trabajando en el taxi para poder alimentar a sus hijos.

Propongo aplicarles el método Reagan.

domingo, 30 de mayo de 2010

De la depresión postprimaveral



Como todos los años por estas fechas la depresión postprimaveral nos ataca. Porque volvemos violentamente al mundo real. Como cuando estás durmiendo y te despiertan de una bofetada. Haces el gesto de enseñarle tu pulsera al segurata del metro y te mira raro. La gente parece mucho más fea, y sobre todo menos fashion. Nadie lleva sombreros de osito butanero. Vas por la calle y tienes sed y miras a tu alrededor y no hay barras de cerveza por ningún lado. Ni señores con mochilas/barril de cerveza. Además al final de las colas deja de haber conciertos, cerveza o comida basura. Todo el mundo habla español y si te sientas en el suelo te dan limosna. Empiezas a tener preocupaciones al margen de dónde almorzar y a qué hora tocan los primeros. Un bajón, otra vez el mundo real.

Adjunto foto del frikipunto del festival


viernes, 7 de mayo de 2010

De las predicciones meteorológicas



Las predicciones meteorológicas, como todos sabéis, son esos modernos oráculos que elaboran diariamente esos pitonisos que son los meteorólogos. Y que en Galicia tienen una audiencia de prime-time (mucha). Mientras que en otros sitios cambiamos de canal. Yo he llegado a presenciar malhumorados chisteos y desaforadas subidas de volumen televisivo. En Bilbao claro.

Y digo pitonisos porque a pesar de los ultimísimos avances tecnológicos, de los satélites, de las imágenes del Meteosat, etc, siguen fallando como una escopeta de feria. Y lo peor es que no les avergüenza en absoluto. Son capaces de predecir que mañana lloverá a cántaros y mañana, a pleno sol, de decirte que va a hacer un día estupendo. Sin síntomas apreciables de enmienda ni atisbo de arrepentimiento alguno. A lo mejor es que para ser meteorólogo tienes que ser amnésico. O un jeta. Quién sabe. El culmen de este donde te dije Diego te digo Paco lo podéis ver en internet. Ayer a mediodía decía que iba a llover, no llovió, y cuando miré por la tarde (tres horas más tarde) decía que hacía sol. Actualizar nunca fue tan ventajoso.

Y es que todos sabemos que la meteorología no es una ciencia exacta. Pero eso no te da licencia para un lunes pronosticar el tiempo que va a hacer el domingo. Si no sois capaces de predecir el tiempo que va a hacer el martes como tenéis la cara de atreveros con el domingo.

Luego la gente demanda al servicio meteorológico porque cuando ellos reservaron las vacaciones se preveía buen tiempo. Inocentes criaturas. Es como echar la culpa de tus desgracias a la pitonisa o al horóscopo. Si es que la gente cree en unas tonterías...

viernes, 16 de abril de 2010

De los que apoyáis a Garzón



Queridos amigos que apoyáis a Garzón:

Primeramente quiero que sepáis que respeto sinceramente vuestra opinión. Pero es mi deber comunicaros que estáis haciendo el ridículo.

Porque la apertura de fosas comunes e identificación de restos es algo que todos queremos fomentar. Y nadie duda que hay que condenar el franquismo y las barbaridades cometidas por el mismo. Pero eso no tiene nada que ver con declararse competente para juzgar a un finado. A los muertos los juzga dios (siesiste). Luego podemos deducir que Baltasar se cree divino. Así que bajo este punto de vista podéis ser considerados como miembros de una secta idólatra. ¿Es o no lamentable?

Podéis también ser acusados de parecer enemigos de la democracia y del estado de derecho. Porque la separación de poderes es uno de los pilares que lo sostienen. Y este señor lleva desde el año 93 pasándose la división de poderes por el forro de la toga. Ha sido candidato, numero dos en las listas y diputado por un partido político. No sabemos por qué no llego a un acuerdo con González y cuando volvió a su cargo se convirtió en su peor pesadilla. Si no que le pregunten a Barrionuevo, Vera y sus Gales. Además se va de cacería con los ministros de justicia.

Y sabed que está acusado además de cohecho y prevaricación por archivar una causa contra el Banco Santander. Que supuestamente muy agradecidos le pagaron 160.000 euros por un curso en NY. Y a través del Centro Rey Juan Carlos. Como veréis no sólo no cree en la separación de poderes, sino que se junta con todo lo que huela a poder.

Así que o le debéis un favor a Baltasar, o no sabéis quién fue Montesquieu. O no tenéis ni idea de los principios inspiradores de esta vuestra democracia.

sábado, 13 de febrero de 2010

Del pobre Marichalar




Ahora que el hombre empezaba a entrar en razón... y lo mandan de los toros al almacén. Desde luego en tiempos como estos es una noticia que de verdad interesa. Primero el museo de cera convocando con una nota de prensa. Tela. Y luego los periodistas que acuden, graban... Que circo de país. No puedo imaginar nada más casposo y hortera que el museo de cera. ¿Cuándo vamos?.

Es una pena que no diga qué más personajes se han retirado y van a vivir con Marichalar en el almacén. ¿Será gente pasada de moda como Ramoncín? ¿Estará Franco? ¿Harán lo mismo con Raúl cuando llegue el gran día? Vaya juergas se tienen que correr ahí abajo...

lunes, 8 de febrero de 2010

De la indecencia



Transcribo un mail que me ha llegado esta mañana.

"Ha dicho la Vicepresidenta del gobierno que es indecente que mientras la inflación es -1%, los funcionarios además de tener plaza fija, tengan una subida salarial del 5% (gran mentira por cierto, ha sido del 0,3%).

Objetivo: congelarles el sueldo. 



Me gustaría transmitirle a esta Sra. lo que considero indecente:


INDECENTE es que el salario mínimo de un trabajador sea de 624 €/mes y el de un diputado de 3.996 €/mes, pudiendo llegar con dietas y otras prebendas a 6.500 €/mes. 




INDECENTE es que un catedrático de universidad o un cirujano de la sanidad pública ganen menos que el concejal de festejos de un ayuntamiento de tercera. 



INDECENTE es que los políticos se suban sus retribuciones en el porcentaje que les apetezca, (siempre por unanimidad, por supuesto, y al inicio de la legislatura). 



INDECENTE es comparar la jubilación de un diputado con la de una viuda.



INDECENTE es que un ciudadano tenga que cotizar 35 años para percibir una jubilación y a los diputados les baste sólo con siete y que los miembros del gobierno para cobrar la pensión máxima solo necesiten jurar el cargo. 



INDECENTE es que los diputados sean los únicos “trabajadores” (¿?) de este país que están exentos de tributar un tercio de su sueldo del IRPF. 



INDECENTE es colocar en la administración a miles de asesores (léase amigotes con sueldo) que ya desearían los técnicos más cualificados. 



INDECENTE es el ingente dinero destinado a sostener a los partidos, aprobado por los mismos políticos que viven de ellos. 



INDECENTE es que a un político no se le exija superar una mínima prueba de capacidad para ejercer su cargo (y no digamos intelectual o cultural).



INDECENTE es el coste que representa para los ciudadanos sus comidas, coches oficiales, chóferes, viajes (siempre en gran clase) y tarjetas de crédito por doquier. 



INDECENTE es que sus señorías tengan seis meses de vacaciones al año. 



INDECENTE es que sus señorías cuando cesan en el cargo tengan un colchón del 80% del sueldo durante 18 meses. 



INDECENTE es que ex ministros, ex secretarios de estado y altos cargos de la política cuando cesan son los únicos ciudadanos de este país que pueden legalmente percibir dos salarios del erario público. 



INDECENTE es que se utilice a los medios de comunicación para transmitir a la sociedad que los funcionarios sólo representan un coste para el bolsillo de los ciudadanos..



INDECENTE es que nos oculten sus privilegios mientras vuelven a la sociedad contra quienes de verdad les sirven.


¿Y mientras, hablan de política social y derechos sociales? 
¡¡QUÉ INDECENTE!!

Lo curioso es, que da igual el partido que gobierne el país, para todas estas prebendas sus señorías se ponen siempre de acuerdo.

ESTA SI DEBERIA DE SER UNA DE ESAS CADENAS QUE NO SE DEBE ROMPER, PORQUE SOLO NOSOTROS PODEMOS PONERLE REMEDIO A ESTO."