martes, 4 de noviembre de 2008

De los bancos

Despotrico hoy de estas maravillosas entidades. Cuya actividad consiste en hacer dinero con el dinero de otros. Su origen se debe a la inseguridad que los ciudadanos tenían en el pasado. La única manera de poner sus ahorros a salvo era depositándolos en el banco. A pesar del estado de derecho, de la policía y demás fuerzas del desorden la cosa no ha cambiado mucho. A excepción de unos cuantos locos, que guardan sus dineros en el colchón, calcetín etc... el resto lo seguimos ingresando en los bancos. Pero como hemos comprobado recientemente, tampoco ahí están a salvo. Si tenías tu dinero en Lehman Brothers o tu banco tenía tus inversiones asociadas a esta entidad date por jodido. Es curioso que uno de los bancos más importantes del mundo y con clasificación A (altamente segura) pueda caer de esta manera. Y que el dinero desaparezca por arte de magia. Que los pequeños inversores, ahorradores y demás currantes tengan que oír que los ahorros de toda una vida ya no están. Que tendrán que esperar al concurso de acreedores para cobrar una ínfima parte de lo que tenían. Y esto pasa en un país como Estados Unidos. Rico. Veremos a ver cuando nos toque a los mediocres.

Y cuál es la solución que han pergeñado las mentes preclaras gobernantes. Pues darles más dinero de nuestros impuestos a los bancos. Así, si quiebran, no sólo no veremos un duro de nuestros ahorros. Sino que además ese dinero de todos también desaparecerá. Genial, ¿no?.

En los últimos años, banqueros y promotores inmobiliarios españoles han visto como su negocio florecía cual valle del Jerte. El precio del ladrillo y las hipotecas variables asociadas al mismo desangraban a los españoles con la connivencia de gobierno y demás prostituciones, perdón, instituciones. Ahora que vienen vacas flacas no puede ser que se les acabe el chollo. Así que han decidido ayudar a los bancos e inmobiliarias. Que dan más pena que los niños de Somalia. Los pobrecitos.

Para más inri, han decidido que las entidades destinatarias de tales ayudas no sean conocidas por todos. Para que no sufran represalias dicen. Yo creo que más bien para que no sepamos que se las van a dar primero a sus superamiguitos. Menos mal que nuestro gobierno y nuestros bancos velan por nosotros...hoy duermo tranquilo.

1 comentario:

yo soy dijo...

creo q los que peor lo llevan son los d ING.
Yo lo q nose es que cual es la mejor opción, si creernos que esto dentro de nada se calmará o pensar que irá a peor. Porque yo para lo poco a aporto al banco creo q seré de las primeras en quedarme sin nada, seguró que aquellos que tienen un ingreso enorme se lo guardan todo en la caja fuerte.