jueves, 13 de noviembre de 2008

De las entrevistas de trabajo

Interacción social entre dos individuos, donde uno de ellos (entrevistador) decide sobre la adecuación del otro (candidato o entrevistado) para un puesto de trabajo. Dicha adecuación la estima en función de una serie de preguntas que le realiza y mediante la evaluación de su currículum. Ahora bien, no se sabe exactamente cómo juzga sobre la veracidad de las respuestas. Es posible que los entrevistadores tengan poderes y sean capaces de leer las mentes (como Matt Parkman en Heroes). O bien se haya inventado un polígrafo inalámbrico que no necesite conectarse al cuerpo del candidato.

Las preguntas que realiza al entrevistado varían desde estúpidas a extremadamente estúpidas. Paso a enumeraros las más frecuentes:

- Dime las tres virtudes que mejor te definen. A esta memez pretenden que respondas sinceramente. Lo lógico es que no sea así. La respuesta ideal sería: "la paciencia, si no es probable que no le contestase a tan absurda cuestión".

- Y los tres defectos... Aquí caben numerosas posibilidades. Lo normal es decir defectos que en realidad son virtudes. Tipo: "Soy demasiado perfeccionista" o "me centro demasiado en el trabajo"... Las respuestas ideales serían: "Tengo cierta tendencia psicótico-asesina con los entrevistadores", o "soy tan ambicioso que no dudo en pisar a quien haga falta para ascender", o "soy mentiroso patológico, así que no hagas mucho caso a lo que te conteste".

- ¿Dónde o cómo te ves en 5 años?. Lo habitual es contestar una sandez del tipo: "en un puesto de responsabilidad y al frente de una familia". Una vez me hicieron esta pregunta para un puesto de teleoperador que no me interesaba en absoluto, así que le contesté: "En la silla que usted ocupa". Se le quedó una cara de poema. Pero debiera haber sido más cruel. Tenía que haberle respondido: "Despidiéndole a usted con la sonrisa en la boca" o "mandándole traerme cafés".

- ¿Cuál es el hito profesional del que te sientes más orgulloso?. A esta pregunta se suelen contestar faroles espectaculares como: "la meteórica ascensión que he tenido en mi carrera profesional" o "los numerosos clientes y proyectos que he conseguido gracias a mi irresistible magnetismo personal".

- ¿Y del que menos?. ¿O qué cambiarías si pudieras volver atrás?. Cuando te hacen esta pregunta te revuelves en el asiento. No sabes si mentirle un poco o mucho. Si le contestas que no hay nada de lo que te arrepientas pensará que eres un sobrado con exceso de autoestima. Si citas algún evento tendrá que ser una nimiedad. Del tipo: "no tendría que haberme ido de aquella empresa porque estaba muy agusto, pero es que me ofrecían 10.000 € más al año".

Como podéis comprobar, con este elenco de preguntas, lo normal es que todos mientan cual ministros. Así que, lo lógico, es que elijan al candidato que mienta con más talento, o que cuente los embustes más bonitos.

3 comentarios:

yo soy dijo...

La pregunta que más odio es
¿por qué has elegido esta empresa?
NO se da cuenta que has enviado curriculums hasta la saciedad y ya te daba igual a una q a otra?

Elva dijo...

El otro dia mandé un cv para cubrir una baja por maternidad 4 meses, y además del cv tenías que explicar por qué te interesaba tener un trabajo temporal (!!!!!!!). cual sería la respuesta adecuada?????? Porque es lo único q ofreceis?????? Xq espero quitarle el puesto a la nueva madre???? Surrealista...

Despotrico dijo...

Me parto, ha salido una superheroína (me suena a yonqui) en Heroes que tenía el poder de detectar cuándo le estaban mintiendo. La perfecta entrevistadora:)